Andrzej Wajda: “Nunca me ha interesado convertir la pantalla en un juzgado”

CuW4S0fWcAAfRKP

WALESA. LA ESPERANZA DE UN PUEBLO
Walesa. Czlowiek z nadziei
Andrzej Wajda, 2013

Advirtieron que no iba a ser fácil sentarle delante de la pantalla a contestar preguntas, y que sí así fuera el tiempo sería breve, quizá demasiado como para extraer algo interesante del ciberencuentro. Más aún teniendo en cuenta que se hacía estrictamente necesaria la intermediacón de una traductora. Unas semanas después, ahí está esa buena mujer polaca en el interface de Skype pegada a la ventana desde la que se asoma Andrzej Wajda (Podlaskie, Poloni, 1926), cruzado de brazos, sin apartar la mirada del monitor. Tras los gruesos cristales de sus gafas, sus empequeñecidos ojos parecen realmente escrutar al rostro de quien le (ad)mira –y le agradece, en castellano, su tiempo y su cine– al otro lado del espejo. Su aspecto no es el que se le supone a un hombre casi nonagenario. Sonríe y agradece el cumplido. Que no es un cumplido.

Sigue leyendo