Algo mucho más grande

se7en-opening-credits.jpg

EL ARTE DE LOS CRÉDITOS EN DAVID FINCHER
(Prólogo al libro David Fincher. El viajero de las sombras)

Si el prólogo de un libro sobre cine debería funcionar como las secuencias de crédito de una película, entonces este prólogo está llamado a fracasar. La razón es sencilla: este libro versa sobre el cineasta contemporáneo que mayor talento vuelca y que con mayor seriedad se toma los títulos de arranque de sus films, hasta elevarlos en ocasiones a categoría de arte. David Fincher concibe cada plano, cada secuencia, cada gesto de la película, como una batalla que ganarle al tiempo. Cada segundo del metraje tiene un cometido inapelable.

[La mayoría de las imágenes y los enlaces a vídeo pertenecen
a la web Art of Title donde se puede leer una magnífica entrevista
a David Fincher sobre los títulos de créditos en sus películas.]

Sigue leyendo

La insoportable densidad de los tiempos

darknight4

EL CABALLERO OSCURO: LA LEYENDA RENACE
The Dark Knight Rises
Christopher Nolan, 2012

I. Es casi obsceno tratar de poner en perspectiva las relaciones entre la película y lo que supuestamente ha generado (léase el asesinato masivo en un cine de Colorado). O más bien lo que ha acontecido a su alrededor. La atracción por el caos y las violentas psicopatías son tan viejas como indescifrables. Es curioso en cualquier caso que el cine de Christopher Nolan siempre haya hecho del caos y las psicopatías destructivas su fuente dramática fundamental, que haya articulado sus atrabiliarios juegos narrativos a partir de mentes desquiciadas, conductas magnánimas, almas torturadas. Y caos, mucho caos.

Sigue leyendo

Vi(r)ajes en el tiempo

Looper1

LOOPER
Looper
Rian Johnson, 2012

Adquieren más y más sentido a medida que pasan los años. Las visiones de futuro que ha dado el cine de ciencia-ficción norteamericano, especialmente desde Blade Runner (1982), van tomando una forma consistente. El malvivir de una humanidad tecnologizada, las urbes oscuras y decadentes, el existencialismo como tema central. Looper se ajusta como un guante a todas estas premisas, añadiendo el desarrollo de la telequinesis en algunos individuos. Su relato acontece en el futurible 2044, si bien entra en juego asimismo un fuera de campo que transcurre treinta más tarde, 2074, en un mundo donde los viajes en el tiempo son posibles, aunque estén prohibidos por ley para evitar paradojas capaces de subvertir la Historia. A pesar de algunas incongruencias que deberemos dejar en manos de la suspensión de la credibilidad, Looper desarrolla probablemente la más interesante dramaturgia en torno a viajes en el tiempo desde Primer (Shane Carruth, 2004), si bien huye de las abstracciones espacio-temporales de aquel enigmático debut para potenciar los tropos del action-movie y el ‘thriller noir’. El más puro entretenimiento se construye aquí a partir de una inteligente distopía.

Sigue leyendo