Filmar lo invisible

LE QUATTRO VOLTE
Le quattro volte
Michelangelo Frammartino, 2010

El cine forma a veces extrañas y reveladoras constelaciones. Una visión mística y cosmológica del hombre, fuertemente conectado a la naturaleza, se ha manifestado en películas que recorren prácticamente todo el espectro de la galaxia cinematográfica. Desde la vertiente salvajemente industrial: Avatar (2009), la película más taquillera de la historia. Desde su opuesto, el cine de festivales radicalmente de autor: Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas (2010). Ambos films, víctimas propiciatorias de espectadores muy distintos, tratan en esencia de trasladar la misma cuestión a la pantalla: cómo filmar la transmigración de las almas. Y lo hacen desde posturas irreconciliables, el new age de diseño tecnológico frente a la vindicación de la inocencia primigenia del cine.

Podríamos pensar en otras películas recientes que también se han visto poseídas por la necesidad de regresar al seno de la naturaleza y despertar sus conexiones espirituales con el hombre —Last Days (2005), El cant dels ocells (2008), El bosque del luto (2007), Ponyo en el acantilado (2008)…—, ofreciéndose al espectador más que como películas, como experiencias sensoriales o estados de ánimo. Quizá gran parte de la responsabilidad corresponde a la onda expansiva lanzada por Terrence Malick con La delgada línea roja (1998), y cuyos nutrientes más místicos ha exacerbado hasta el radicalismo en El árbol de la vida (2011), si bien los intercambios entre la mística y el cine han estado presentes desde su nacimiento, en maestros como Sjöström, Renoir o Tarkovsky. Pues bien, como si viniera a cerrar el círculo, desde la vertiente del documental llega ahora a nuestras pantallas, algo más de un año desde su presentación en la Quincena de Realizadores de Cannes, la película italiana Le quattro volte, una mirada fascinante (y fascinada) a los movimientos cíclicos de la vida expresada en todas sus manifestaciones: hombre, animal, vegetal y mineral.

Este hermoso, hipnótico film, dirigido por Michelangelo Frammartino, se inspira de hecho en las creencias pitagóricas de los cuatro ciclos de transmigración del espíritu. Rodada en las faldas del monte Calabria, la película nos traslada a un pueblo estancado en formas de vida arcaicas para retratar una cultura rural en extinción, siguiendo el itinerario espiritual de la vida encarnada en un pastor, un chivo, un árbol y el carbón vegetal. «En mi vida personal nunca he logrado creer en lo místico —afirma Frammartino—, pero en el arte es distinto, y admito que, en mi trabajo, he tenido que tratar a menudo con lo invisible». Ese retrato de lo inmaterial, solo posible a partir de una superlativa capacidad de observación y de sugestión, es sin duda el gran desafío de la película, resuelto con una mirada poética que busca congraciar el paisajismo con la magia, el humor con la metafísica o la antropología con el cosmos. Hay que recurrir al tópico: Le quattro volte filma el espectáculo de la vida.

El problema al que se enfrentan este tipo de propuestas es que su mística sea impostada. Con todo su dinamismo y su cacharrería tecnológica, la espectacularidad invocada en Avatar está muy lejos de los niveles de asombro que propone Le quattro volte; que encuentra formas mucho menos mecánicas para apelar a la materia invisible que conecta a todos los organismos vivos. Un extraordinario, casi mágico plano secuencia nos da la medida del misterio que recorre la película italiana: en un cruce de caminos, la cámara gira sobre su eje y extrae un momento tragicómico (con la participación de un perro, una camioneta y una procesión) de apariencia totalmente imprevisible, pero que se ha filmado como si obedeciera a un guión y con los movimientos de cámara más precisos posibles. ¿Qué clase de alquimia ha producido un momento cinematográfico de esta intensidad? Es como si Frammartino hubiera armonizado sin resquicios los métodos de la ficción y los azares del documental, es decir, la artificiosidad dramática y el registro de lo real. En cierto modo, Le quattro volte, con su suntuosa fotografía y su belleza plástica, de las que no prescinde ni un solo plano, logra controlar las incontrolables agitaciones de la naturaleza.

«Quien sabe filmar montañas sabe filmar a los hombres», dijo Ernst Lubitsch. Era otra forma de decir que los paisajes también tienen alma. A medida que avanza, Le quattro volte va abandonando el elemento humano con el que arranca para centrarse en todo aquello que le rodea, el fondo y el revés de su existencia. «Esta pérdida progresiva del protagonista —explica Frammartino— encierra el descubrimiento de una dignidad par entre lo humano y los demás reinos». Con su descubrimiento de la arcaica fascinación de Calabria, el cineasta italiano propone algo tan insólito en el cine contemporáneo como es desprenderse de su homocentrismo: «En esta tierra es donde he aprendido a redimensionar el papel del hombre, o al menos a apartar la mirada de él: ¿podrá liberarse el cine de la tiranía de lo humano?». Con su viaje cíclico, Le quattro volte emprende un recorrido de la “liberación de la mirada”, invitando al espectador a una experiencia verdaderamente insólita en una sala de cine. «Quiero privar al espectador de todos los puntos de referencia. Cuando veo una película, siempre tengo la sensación de que en ella se ha fijado algo que va mucho más allá de lo que se ha captado, como si la imagen fuera una forma de acceso a lo invisible».

— Publicado originalmente en El Cultural el 8 de julio de 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s